No me quiero retirar 👴🏻

Y probablemente tú tampoco

¡Qué pedo! 👋

Hace tiempo que no aparezco en sus bandejas de correo, pero he vuelto, y con una sorpresa 🙊

¡Otra perra! 🤣 Se llama Alyx, y aunque no tiene parentesco real con Nina, la convencí de que es su hermana.

Pero bueno, vamos al punto…


El retiro

La sociedad nos vende la idea de que debes de invertir, crear múltiples fuentes de ingreso y crecer un negocio para retirarte decentemente.

Pero, ¿de verdad te quieres retirar? ¿Cómo te imaginas tu vida de retirado?

Las típicas respuestas:

  • Vivir en una casa en la playa.

  • Tener y mantener un jardín bien chingón.

  • Ir libremente a los eventos de tus hijas y nietos.

Adivina qué…

No necesitas retirarte para tener y mantener una casa en la playa.
No necesitas retirarte para tener y mantener un jardín bien chingón.
No necesitas retirarte para ir libremente a los eventos de tus hijas y nietos.

Lo que necesitas es libertad, flexibilidad y buen manejo de tu dinero. Y no es lo mismo que el retiro.

¿Por qué no me quiero retirar?

Porque quiero seguir resolviendo problemas y haciendo lo que me gusta hasta que el cuerpo aguante. ¿Eso significa que seré esclavo de mi trabajo/negocio por el resto de mi vida? Por supuesto que no.

Seguir trabajando no tiene por qué estar peleado con tener libertad. A menos que odies tu trabajo y te traten de la chingada. Ahí tienes otro problema, y no es el retiro.

Hay muchas opciones que puedes seguir haciendo aun cuando estés cerca de la edad del retiro (65 años). Por ejemplo, puedes:

  • Delegar la mayor parte de tu trabajo, y solo apoyar o rebotar ideas en tu negocio.

  • Trabajar medio tiempo, o solo unos días.

  • Seguir trabajando de 9-6, desde casa, en algo que se pueda hacer de forma asíncrona.

Y con todas estas opciones puedes hacer lo que quieras. Irte de vacaciones, visitar a la familia, cuidar tu jardín. Lo que quieras.

¿Y qué pasa cuando ya no pueda trabajar?

Pues ahora sí, a vivir de las inversiones y patrimonio que construí durante todos estos años. Porque a pesar de que no me quiero retirar, es muy probable que en algún punto tenga que hacerlo.

Por eso me estoy preparando desde ahorita, para no tener que preocuparme por el dinero en 40-50 años que quizá ya no pueda trabajar.

¿Cómo me estoy preparando?

Invirtiendo. No hay de otra. Cada mes una gran parte de mis ingresos se van a mis inversiones al largo plazo.

Y ahorita es una pequeña bola de nieve. Pero en 10, 20 o 30 años, esa minúscula bola de nieve será imparable, porque habré aprovechado la magia del interés compuesto por mucho, mucho tiempo.

Entonces, te quieras retirar o no, tienes que invertir. Y si tienes miedo, lee lo siguiente varias veces:

Si no estás invirtiendo, ya estás perdiendo dinero. El riesgo no está en invertir; está en NO invertir.


Gracias por leerme 💚

Y por si todavía no los has leído, aquí te dejo los últimos tres posts que escribí:

Bye 👋